2 oct. 2012

10-El Proyecto Montauk - Experimentos en El Tiempo



EL “PROYECTO FÉNIX” ABSORBE AL “PROYECTO ARCO IRIS”

Si bien el Proyecto Fénix estaba investigando el clima y la utilización de radiosondas, el Proyecto Arco Iris resurgió a finales de la década de 1940. El Proyecto Arco Iris (que era el nombre clave de la operación que causó el Experimento Filadelfia), iba a continuar la investigación de los fenómenos encontrados en el USS Eldridge.

Este proyecto se ocupaba de la tecnología de la “botella electromagnética", que finalmente resultó en embarcaciones secretas de combate del día de hoy. 

Casi al mismo tiempo, el Dr. John von Neumann y su equipo de investigación fueron llamados. Habían trabajado en el proyecto original Arco Iris y se fue a trabajar en un nuevo esfuerzo. Este era similar al Proyecto Arco Iris, pero tenía un fin diferente. Iban a averiguar lo que salió mal con el "factor humano" en el experimento y por qué fracasó tan miserablemente. 

En la década de 1950, se decidió que los restos del Proyecto Arco Iris y el proyecto de radiosonda deberían ser incluidos bajo el mismo paraguas con el estudio de factor humano. Después de ese punto, el título de "Proyecto Fénix" fue usado para referirse a todas estas actividades. 

La sede del proyecto eran los laboratorios de Brookhaven en Long Island y la primera tarea fue poner al Dr. von Neumann a cargo de la totalidad del proyecto. 

El Dr. von Neumann fue un matemático que llegó a Estados Unidos procedente de Alemania. También se convirtió en un físico teórico y se destacó por sus muy avanzados conceptos de espacio y tiempo. El originó la computadora y construyó la primera computadora de tubo de vacío en la Universidad de Princeton, donde también se desempeñó como director del Instituto de Estudios Avanzados.

El Dr. von Neumann tenía lo que podría describirse como un "un buen sentido técnico". El tenía la capacidad de aplicar teorías de avanzada a la tecnología. Su formación en matemáticas le dio la suficiente teoría para comunicarse con Einstein, y que a su vez podría pasar esto a los ingenieros y servir como un puente entre los dos. 

Como von Neumann comenzó a trabajar en el Proyecto Fénix, rápidamente supo que iba a tener que estudiar metafísica. Tenía que entender la parte metafísica del hombre. La tecnología del Proyecto Arco Iris había disuelto la estructura física y biológica de los seres humanos. La gente estaba incrustada en las mamparas y en algunos casos cambió más allá del reconocimiento. Pero fueron los trabajos esotéricos de la mente los que fueron en primer lugar afectados, en cada caso. 

Von Neumann y su equipo pasaron cerca de diez años tratando de averiguar por qué los seres humanos tenían problemas con los campos electromagnéticos, que los cambiaba a través de diferentes lugares y tiempos. En realidad descubrió que los seres humanos nacen con lo que se conoce como un punto de “referencia de tiempo". En la concepción, un ser de energía está siendo conectado a una línea de tiempo y todos empezamos desde ese punto. Para entender esto, es necesario ver el "ser de energía” o alma, como algo distinto que el cuerpo físico de la persona en cuestión. 

Toda nuestra referencia como seres físicos y metafísicos se deriva de que la referencia de tiempo en realidad reside en el fondo electromagnético de nuestro planeta.

Esta referencia de tiempo es el punto de orientación básico que se tiene hacia el universo y la forma en que éste opera. Usted puede imaginar cómo se sentiría usted si el reloj de repente comenzara a moverse hacia atrás y el tiempo también. Este es el punto de referencia del momento en que fue lanzado hacia el desfase con los tripulantes individuales de la USS Eldridge y que les causó traumas indecibles. 

La tecnología del Proyecto Arco Iris comienza y crea lo que puede llamarse una realidad alternativa o artificial. Crea un efecto de ocultación no sólo aislando la nave, sino que también a los seres individuales dentro de un “efecto botella". Esos seres fueron, literalmente, eliminados del espacio y de nuestro universo tal y como lo conocemos. Esto explica la invisibilidad de la nave y de las personas a bordo.

La realidad alternativa creada, por lo tanto, no tiene referencias de tiempo para nada, porque no es parte del flujo de tiempo normal. Está totalmente fuera de tiempo. Estar en una realidad artificial sería como despertar y no saber dónde diablos estás. Todo esto sería muy confuso. 

El Proyecto Fénix se enfrenta a la solución del problema de llevar seres humanos hacia la “botella" (y, eventualmente, sacarlos de nuevo), mientras que al mismo tiempo los conecta a su verdadera referencia de tiempo real (que se conoce como el planeta Tierra, etc.) 

Esto significó que cuando estaban en la realidad alterna o "botella", tenían que ser suministrados con algo que les diera una referencia de tiempo. Este problema lo resolvieron alimentando la “botella", con todos los antecedentes naturales de la Tierra - por lo menos lo suficiente como para convencerlos de una continua corriente de referencia de tiempo.

Hacerlo de otra manera, probablemente provoque que aquellos dentro de la “botella" experimentaran desórdenes trans-dimensionales y problemas de este tipo. Por ello es que fue necesario establecer un falso escenario. Entonces pudieron sentir un cierto grado de normalidad. 

El Dr. von Neumann era el candidato ideal para el trabajo, ya que conocía las computadoras. Una computadora tuvo que ser utilizada si iban a calcular las referencias de tiempo de personas específicas y repetir esas referencias al mismo tiempo que estaban pasando a través de una “botella electromagnética" o realidad alternativa. La gente dentro de la “botella" estaría atravesando el tiempo cero y, esencialmente, una "no la realidad" o una desorientación en el mejor de los casos.

El equipo tuvo que generar un fondo electromagnético (o escenario falso) con el que el ser físico sincronizaría también. Si esto no se hacía esto, el espíritu y el cuerpo físico se saldrían fuera de sincronía, lo que resulta en locura. 

Hay dos puntos a traerse aquí: el ser físico y el ser espiritual. Esta es la razón por la cual la referencia de tiempo se encerraría en el espíritu y el fondo electromagnético se encerraría en el cuerpo. Este proyecto conjunto comenzó en 1948 y finalmente fue desarrollado en 1967. 

Cuando este proyecto estuvo completo, fue escrito un reporte final y presentado al Congreso. El Congreso ha financiado este proyecto en particular hasta el momento y seguió los resultados. Se les dijo que la conciencia del hombre definitivamente podría verse afectada por el electromagnetismo, y, además, que sería posible desarrollar equipo que podría literalmente cambiar la manera de pensar de una persona. 

No es de extrañarse que el Congreso dijo que no. Les preocupaba que si la gente equivocada llegara a apoderarse de esta tecnología, que ellos mismos podrían perder sus mentes y ser controlados.

Es una preocupación muy válida y la palabra fue dada en 1969 para desmantelar todo el proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículos