2 oct. 2012

04-El Proyecto Montauk - Experimentos en El Tiempo



MONTAUK DESCUBIERTO

En 1971, empecé a trabajar para BJM*, un conocido contratista de defensa en Long Island. A través de los años, obtuve un grado en ingeniería eléctrica y me convertí en especialista en fenómenos electromagnéticos. En ese entonces, no estaba consciente del Experimento Filadelfia o los fenómenos que lo acompañaron.

* BMJ es el nombre ficticio para la compañía para la que trabajé.

Aunque yo no estaba extraordinariamente interesado en lo paranormal en ese momento, había obtenido una concesión para estudiar la telepatía mental, y determinar si existía o no. Traté de refutarlo, pero me sorprendió descubrir que, de hecho, existe. 

Empecé mi investigación y descubrí que la comunicación telepática operaba con principios que son sorprendentemente similares a los de las ondas de radio. Descubrí una onda que podría denominarse "onda telepática". En algunos aspectos, se comportaba como una onda de radio. Me puse a conseguir las características de esta onda "telepática". Estudié sus longitudes de onda y otros hechos pertinentes. Decidí que, si bien una onda telepática se comporta como una onda de radio, no es exactamente una onda de radio.

A pesar de que se propaga de manera similar a las ondas electromagnéticas y posee características similares, no todo ello encaja dentro de las funciones de onda normal. 

He encontrado todo esto muy emocionante. Había descubierto toda una nueva función electromagnética que no estaba en ninguno de los libros de texto que alguna vez hubiera visto. Yo quería aprender lo más que pudiera y estudiar todas las actividades que pudieran utilizar este tipo de función. Mi interés en la metafísica se había iniciado. 

Continué investigando en mi tiempo libre y colaboré con diversos psíquicos para probar y monitorear sus diversas respuestas. En 1974, me di cuenta de un fenómeno peculiar que era común a todos los psíquicos con quienes yo trabajaba. Cada día, a la misma hora, sus mentes se atascaban. No podían pensar de manera eficaz.

Ante la sospecha de que la intervención era causada por una señal electrónica, utilicé mi equipo de radio y correlacioné que es lo que llegaba sobre las ondas de aire en los tiempos en que los psíquicos no estaban operando. Cada vez que un ciclo de 410-420 MHz (megahercios) aparecía en el aire, ellos se atascaban. Cuando el ciclo de 410-420 MHz estaba apagado, los psíquicos se abrirían de nuevo después de unos veinte minutos. Es evidente que esta señal estaba grandemente obstaculizando la capacidad de mis psíquicos. 

Decidí rastrear la señal. Colocando una antena de televisión modificada en el techo de mi auto, agarré un receptor de VHF y me puse a rastrear la fuente del mismo. Este se podía rastrear directamente al Punto Montauk. Estaba viniendo directamente desde una antena de radar roja y blanca en la base de la Fuerza Aérea. 

Al principio, pensé que esta señal podría haber sido generada de forma accidental. Miré alrededor y descubrí que la base estaba aún activa. Lamentablemente, la seguridad era estricta y los guardias no daban ninguna información útil. Dijeron que el radar era para un proyecto dirigido por la FAA. No logré presionar el punto más allá de eso. De hecho, su afirmación no tenía mucho sentido.

Este era un sistema de radar de defensa de la Segunda Guerra Mundial conocido como "Sage Radar". Era totalmente anticuado, y no hay ninguna razón aparente porqué la FAA necesitaría tal sistema. No les creí, pero no podía dejar de estar intrigado. Desafortunadamente había llegado a un callejón sin salida. 

Continué mi investigación psíquica, pero no llegamos a ninguna parte en la investigación de la antena de Montauk hasta 1984, cuando un amigo mío me llamó. Me dijo que el lugar estaba ahora abandonado, y que debería salir y revisar esto, cosa que hice. De hecho, estaba realmente abandonado, con restos esparcidos por todas partes. Vi un extintor de incendios dejado en medio de muchos papeles esparcidos. La puerta estaba abierta, así como las ventanas y las puertas de los edificios. Esta no es la manera en que los militares dejan normalmente una base. 

Di un paseo alrededor. Lo que llamó mi atención fue el equipo de algo voltaje. Estaba muy interesado, ya que esto era una delicia para cualquier ingeniero de radio. Soy coleccionista de equipos de radio y de equipos de engranaje de radio aficionado, y quería comprarlo. Me imaginé que estaría disponible a bajo costo si hacía los arreglos apropiados a través de la Agencia de Eliminación de Excedentes en Michigan.

Luego de examinar todo el equipo contacté a la agencia de eliminación y hablé con una amable dama. Le dije lo que quería, y ella me dijo que vería lo que podría hacerse. Parecía ser un material abandonado, y se veía como un contrato deshecho. Si esto era así, yo podría tomar lo que quisiera. Desafortunadamente ya no volví a saber de ella, por lo que le llamé de nuevo tres semanas más tarde.

Ella me informó que no había habido ningún éxito con el rastreo del equipo. Ellos no podían averiguar quién era su dueño. Ni los militares ni la GSA (Servicios Generales de Administración) afirmaron conocer nada al respecto. Afortunadamente, la Agencia de eliminación de excedentes dijeron que continuarían rastreando más la cuestión. Después de que pasó semana o dos, me llamó.

Me dijo que me remitiría a un John Smith, (nombre ficticio), situado en una terminal de militares extranjeros en Bayonne, Nueva Jersey.
"Hable con él y arreglaré algo," dijo. 
"Nos gusta mantener a nuestros clientes satisfechos."
Conocí a John Smith. Él no quería hablar nada en el teléfono.

Dijo que nadie ha admitido oficialmente ser dueño de ese equipo. En lo que a ellos respecta, el equipo fue abandonado y que podía entrar y tomar lo que quisiera. Me dio un pedazo de papel que parecía ser oficial y dijo que lo mostrara a quien pudiera cuestionar mi presencia en el área. No era un documento oficial ni fue registrado con nadie, pero él me aseguró que mantendría la policía lejos de mi espalda.

También me refirió al conserje de la Base Aérea de Montauk, quien me mostraría todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículos