2 oct. 2012

05-El Proyecto Montauk - Experimentos en El Tiempo


UNA VISITA A MONTAUK

Llegué a la base en el lapso de la semana. Allí me encontré con el conserje, el Sr. Anderson. 

Fue muy útil. Él me dijo que tuviera cuidado y me mostró dónde estaban las cosas para que yo no me cayera a través del suelo y ese tipo de cosas. Me dijo que era bienvenido a tomar cualquier cosa que pudiera en este viaje, pero si alguna vez me veía por ahí de nuevo, que tendría que echarme. Su trabajo, después de todo, era mantener a la gente fuera de la base.

Se dio cuenta de que el permiso que tenía era semi-oficial, en el mejor de los casos. También fue lo suficientemente amable de decirme que el salía cada noche a tomar una copa a las 7 pm. 

Y había hecho un viaje a Montauk con un tipo llamado Brian. Brian era un psíquico que me había ayudado con mi investigación. Ya que estábamos buscando alrededor de la base, fuimos en dos direcciones diferentes. Fui a un edificio y vi a un hombre que parecía ser indigente. Me dijo que había estado viviendo en el edificio desde que la base fue abandonada. También dijo que había habido un gran experimento un año antes y que todo se había vuelto loco. Al parecer, él tampoco lo había superado. 

De hecho, el hombre me reconoció, pero yo no tenía idea de quién era o de qué estaba hablando. Escuché su historia. Dijo que había sido técnico en la base y que había estado ausente sin permiso. Había abandonado el proyecto justo antes de que la base fuera abandonada. Habló acerca de una gran bestia apareciendo y atemorizando y espantando a todo el mundo.

Él me contó mucho sobre los detalles técnicos de las máquinas y de cómo funcionaban las cosas. También dijo algo que era muy extraño. Me dijo que se acordaba también de mí. De hecho, yo había sido su jefe en el proyecto. Por supuesto, pensé que era pura tontería. 

Yo no sabía entonces que había algo de verdad en su historia. Este fue sólo el comienzo de mi descubrimiento de que el proyecto Montauk era real. 

Dejé al hombre y encontré a Brian. Él se quejaba de que las cosas no estaban bien y que estaba sintiendo unas vibraciones muy extrañas. Decidí pedirle allí mismo una lectura psíquica. Su lectura fue extrañamente similar a lo que me había dicho el indigente. Habló de patrones climáticos irregulares, del control mental y de una bestia brutal. Mencionó que los animales estaban siendo afectados, estrellándose a través de las ventanas. El control de la mente fue el tema principal de la lectura de Brian. 

La lectura fue interesante, pero estábamos allí para sacar los equipos. Gran parte de ellos era pesados y no se nos permitió llevar el vehículo directamente a la base. Tuvimos que llevarlo a espaldas. Así pude adquirir la mayor parte del equipo dejado atrás por el Proyecto Montauk. 

Unas semanas más tarde, fui sorprendido por un visitante que irrumpió en mi laboratorio. Llegó directamente al laboratorio, que estaba en la parte trasera de la casa. No tocó el timbre, ni nada. Afirmó conocerme, y me dijo que yo había sido su jefe. Pasó a explicar muchos de los detalles técnicos del proyecto Montauk. Su historia corroboró lo que el psíquico y el indigente me habían dicho. Yo no lo reconocí, pero escuché todo lo que tenía que decir. 

Estaba seguro de que algo había pasado en la base Montauk, pero no sabía qué. Mi implicación personal era evidente, pero todavía no lo consideraba muy seriamente. Sin embargo, yo estaba desconcertado porque diversas personas me reconocían. Tuve que investigar Montauk. Entonces, salí y acampé en la playa por una semana o así. Fui a los bares y les pedí a los habitantes historias sobre la base. Hablé con la gente en la playa, en la calle, donde pude encontrar. Le pregunté acerca de las actividades extrañas que supuestamente habrían tenido lugar. 

Seis personas diferentes, dijeron que había nevado a mediados de agosto. Había historias de vientos con fuerza de huracanes que salieron de la nada. Tormentas de truenos, relámpagos y granizo. También se reportaron circunstancias inusuales. Habían aparecido cuando previamente no había habido ninguna evidencia meteorológica para esperar eso. 

Había otras historias inusuales, además de las condiciones meteorológicas. Estas incluían historias de animales llegando en masa a la ciudad y, a veces estrellándose a través de las ventanas. En ese momento, yo había llevado a diversos psíquicos a la base. Las historias confirmaban lo que los psíquicos habían podido determinar a través de su propia sensibilidad. 

Finalmente tuve la idea de hablar con el Jefe de la Policía, quien también me informó de extraños acontecimientos. Por ejemplo, crímenes cometidos en un período de dos horas. Entonces, repentinamente, nada. Tenga en mente que Montauk es un pueblo muy pequeño. Después de la calma, ocurriría otro período de otras dos horas de crímenes.

Se reportó también que adolescentes repentinamente se agruparían en masas durante dos horas, para luego separarse misteriosamente, siguiendo cada quien su propio camino. El Jefe no podía dar cuenta de ello, pero sus declaraciones se alineaban perfectamente con lo que los psíquicos habían indicado sobre los experimentos de control mental. 

Había recogido alguna información realmente bizarra, pero no tenía muchas respuestas. Sin embargo, estaba volviéndome muy perspicaz. Yo había viajado a festivales-Ham, (donde se compran y venden equipos de radioaficionados) y allí, más personas me reconocerían. No tenía ni idea de quiénes eran, pero hablaba con ellos y les preguntaba sobre Montauk.

Al hacerlo, obtuve más información, pero todo seguía siendo un gran rompecabezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Artículos